Oxaquim, único fabricante europeo y segundo mundial de ácido oxálico, ha asegurado que está en disposición de garantizar el suministro de este producto químico a la Unión Europea.
El anuncio de la compañía, con planta de producción en Alcañiz, Teruel, se produce después de un fuerte incremento en la demanda mundial, como consecuencia de la reactivación en la etapa postcovid; las nuevas aplicaciones del ácido oxálico en sectores estratégicos; los problemas de producción en China, debido a la normativa que restringe las emisiones de CO2 y a la escasez de contenedores.
Marc Miquel, CEO de Oxaquim puntualiza que “podemos garantizar el suministro a la UE gracias a las medidas antidumping que en su día se impusieron (contra China e India en Europa) y al apoyo de Bruselas, que entendió que se trata de un componente decisivo para el futuro económico y el desarrollo sostenible de los países de la Unión”.
Oxaquim es un actor vital en la necesaria transición hacia un mundo y una economía más limpia y verde. La producción se destina a usos muy diversos. Si bien el ácido oxálico es a día de hoy un componente estratégico para sectores emergentes. Se utiliza para purificar las tierras raras, vitales para la fabricación de motores eléctricos para coches eléctricos, microprocesadores, molinos eólicos…
Con clientes repartidos por más de 80 países, Oxaquim fabrica bajo unos exigentes estándares de calidad que la diferencian, claramente, de la competencia. Y sitúan a la compañía en la élite mundial, gracias a un esfuerzo por la mejora continuada, y unas inversiones en I+D+I y en tecnología, que superan los 75 millones de euros. El compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente convierte a Oxaquim en el fabricante de ácido oxálico más limpio y eficiente del mundo.